Agradecidas...

Queridas hermanas, llegamos al final de nuestro encuentro, por eso queremos compartir la  última semana que hemos vivido.

El lunes  27 y martes 28, nos acercamos a las constituciones para profundizar en cómo vivir nuestro carisma. Después pusimos en común lo que nos motiva, los deseos, llamadas, desafíos que sentimos en el hoy de la congragación.

Este mismo martes, por la tarde en la casa de las madres mayores de Salamanca, compartimos nuestra experiencia vocacional y qué nos llevamos de este  encuentro de preparación. Después, ellas se presentaron y nos dijeron cuándo cada una entró a la Congregación y dónde fueron entregando la vida. También nos animaron a seguir con gozo nuestra vocación. Después nos deleitaron con un  hornazo, empanada y otras cosas para picar.



















El miércoles por la tarde, estuvimos con las hermanas de  la comunidad Taller San José, conocida como la casita. Tuvimos un rato de oración en torno a las grandes mujeres que vivieron en esta casa: Teresa de Jesús y Bonifacia. Después compartimos la  merienda cena. Hemos disfrutado y pudimos compartir risas con chistes de Rosario Hernández. Al final, ellas nos presentaron el trabajo que realizan por medio de un power  point, en la cual también agradecieron  nuestra presencia.
















El  jueves 30, durante la mañana, con Adela de Cáceres, hicimos la ruta josefina. Paseando por la Calle Libreros, Traviesa, Masa, el colegio de los Ángeles, la Catedral, el convento de las Dominicas y la Clerecía. En todas ellas, imaginando la vida de Bonifacia, su encuentro con Butinya y a las primeras Siervas de San José.

El viernes por la mañana, después de un trabajo personal, compartimos la evaluación del encuentro. Por la tarde, hicimos una dinámica – oración, que nos ayudó  a entrar en contacto con nosotras mismas, en el conocimiento de la otra hermana con quienes hemos compartido el encuentro estos tres meses en Salamanca. Terminamos este momento vivido con una oración en la capilla, donde cada una llevaba el papel con las cosas bellas que cada una escribió pensando en la otra hermana. Todo esto lleno de gratitud por el camino conjunto que hicimos. Al final del día compartimos la comida, el último momento de nuestro encuentro, la despedida. En la cena cada una preparó alguna comida propia de su país.

















Gracias por  todos sus detalles, oraciones y los saludos que nos hicieron llegar, donde pudimos sentir su cercanía y cariño. Cada una nos llevamos en el corazón huellas profundas de este encuentro y regresamos a nuestras realidades con la certeza de que Jesús de Nazaret sigue dinamizando nuestras vidas. Seguimos haciendo camino, con el deseo de continuar encarnando el sueño de Dios a través de nuestro carisma…


 “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”

¡GRACIAS!

UNO, DOS Y TRES... SEGUIMOS HACIENDO CAMINO

Queridas hermanas:
Nos acercamos a cada una para haceros participes de cuanto vamos viviendo en este tiempo.
Los días 15, 16, 17 y 20 de Octubre tuvimos la oportunidad de  trabajar con Adrián López, SJ.  Nos presentó  la Antropología de la persona en vocación. Nos acercamos a la Vida Religiosa como “Pasión por Dios, Pasión de Dios”. También vimos reglas de discernimiento, examen del día y discernimiento compartido.  Junto a esto, trabajamos necesidades disonantes y neutrales; como vivir la castidad de forma integrada a nuestra vocación; relaciones comunitarias y resolución de conflictos.   El Martes 21 por la mañana retomamos las llamadas a nivel personal y por la tarde lo pusimos en común.
El Sábado 18 visitamos la comunidad taller Almarza.  Con las hermanas compartimos nuestra experiencia de la preparación de votos.  Tuvimos el gusto de conocer su presencia y proyectos que llevan a cabo. Después nos reunimos en la capilla donde está el sepulcro de  Madre Bonifacia para rezar juntas.  También pudimos celebrar este encuentro con una merienda cena que nos prepararon con mucho cariño.



El Miércoles 22 fuimos hasta la comunidad taller de Buenos Aires.  Conocimos el barrio, la parroquia y los proyectos que acompañan las hermanas.  Tuvimos un rato de oración compartida.  Disfrutamos juntas de una merienda cena entre risas, bromas y el buen ambiente.



Continuamos con la presentación de las realidades de nuestros países y presencia de las SSJ en cada Provincia y Zona Congo.  El Jueves 23 nos acercamos a Filipinas y Perú. El Viernes 24 paseamos por Congo y España. Por la tarde celebramos un momento de oración-interiorización de todo cuanto habíamos conocido.  En la noche tuvimos un espacio festivo con una cena internacional, en la que pudimos degustar comida de cada país. Fue un momento muy rico.







El Sábado 25 estuvimos en Zamora. Allí nos esperaban las dos comunidades con los brazos abiertos. Pudimos conocer los lugares sagrados de la Congregación en esta ciudad. Tuvimos un momento de oración ante el Cristo al que tanto rezo Bonifacia. Después compartimos la comida con todas las hermanas y conocimos el Colegio de la Reina. Nos regalaron un espacio en el que pudimos hablar de cómo conocimos la congregación, donde estamos cada una y un poco de la realidad en nuestras provincias y zona Congo. Más tarde visitamos la ciudad y nos invitaron a una deliciosa merienda con chocolate y churros.






Les damos las gracias a todas estas comunidades por su tiempo, acogida y cercanía, todo envuelto de mucho cariño.


Les seguimos compartiendo nuestras experiencias desde Salamanca...

Queridas hermanas, nuevamente nos ponemos en contacto  con ustedes para seguirles compartiendo nuestras experiencias  en esta tierra hermosa de Salamanca.


Los días  06 al 09 de octubre, nos acompañó María Teresa Valls (Religiosa de Jesús  y  María), el tema  que hemos tratado fue acerca de la visión sistémica, relaciones y el perdón, todo esto leída desde el Modelo Orgánico. Ella tomó como referencia la visión de Salvador Minuchin, un terapeuta que trabaja en el acompañamiento de las familias. Fueron días muy intensos, donde cada una nos fuimos abriendo y compartiendo con hondura y confianza nuestros procesos personales, comunitarios y congregacional.


Hemos intentado plasmar  el organigrama de la Congregación,  de nuestras Comunidades Taller y las relaciones que percibimos en ellas. Pues hemos detectado el modo cómo nos posicionamos en ellas y las relaciones que tejemos a la luz del MOG. También Constatamos la necesidad de seguir trabajando nuestros procesos personales y la  importancia de estar atentas de nuestros modos de afrontar los conflictos personales y  comunitarios de un modo asertivo, siendo capaces de expresar lo que sentimos, respetando nuestros propios derechos y de las demás.

El taller fue muy dinámico y participativo. En uno de los  ejercicios hemos tratado de expresar desde las artes plásticas nuestro modo de ubicarnos como Comunidad-Taller, después compartimos los sentimientos que la dinámica produjo  en nosotras y  nuestra implicación en ella.


Finalmente nos habló acerca del perdón, desmascarando las falsas concepciones que se fueron creando alrededor y que muchas veces son parte de nuestros lenguajes.  La experiencia del perdón debe ser vivida como la liberación de ataduras que amargan el ser y enferman el cuerpo. Es la expresión de amor que nos invita a un proceso constante  de crecimiento y liberación interior. Recordamos mucho a Bonifacia, que hasta el final de sus días supo amar sin límites y por ello no guardó rencor en su corazón. El último día por la noche tuvimos una celebración donde cada una presentó un baile típico de su realidad y todas hemos danzando.





Después de un fin de semana de descanso, Ligia y María de los Ángeles nos propusieron dedicar un tiempo para recoger las experiencias vividas desde el 25 de Agosto, con el objetivo de preguntarnos cómo es la huella que va dejando en nosotras esta experiencia para el compromiso definitivo como SSJ.


El día 13 de octubre por la tarde nos reunimos para compartir lo que cada una ha reflexionado. Fue un momento de oración, de compartir con libertad,  de escucha y  acogida. Nos encontramos con deseos de seguir haciendo camino desde  la diversidad. 

Haciendo memoria de nuestra experiencia por Girona y Banyoles, tierra del hombre que soñó llevar NAZARET por todo el MUNDO….


“…Sed buenas y amaos las unas a las otras y que la soberbia no anide en vuestros corazones” (Francisco Butinya)

Después de los EE.EE, el 30 de septiembre nos dirigimos hacia Girona y Banyoles para acercarnos a las raíces de nuestro Fundador Francisco Butinya. Las hijas de San José en Gerona nos acogieron con mucho cariño y nos sentimos a gusto. Ese día con Josefina (HSJ) recorrimos toda la casa, ella nos explicó todo el proceso de fundación y el deseo grande de nuestro fundador de ser todas Siervas de San José viviendo con hondura nuestro Carisma en medio del mundo trabajador pobre, deseo que no fue posible por la historia que ya conocemos.  No podemos negar que nuestros corazones saltaron de alegría al ver  un espacio dedicado a nuestra fundadora Bonifacia.


Finalizamos el recorrido en el sepulcro de nuestro Fundador Francisco, para nosotras fue una experiencia gratificante y llena de emoción, que nos llevó a quedarnos orando en silencio. Acogiendo desde el corazón toda la energía y la vida que brota hasta hoy, la memoria de Francisco Butinya. Después las hermanas nos invitaron a rezar con ellas, fue un momento de acción de gracias por todo lo vivido este día, terminamos cantando “Vuelve profeta vuelve….Vuelve Butinya vuelve al camino de la tierra y del trabajo…”.

El 01 de octubre después del desayuno con las hermanas de Gerona, nos fuimos rumbo a Banyoles, cuna de nuestro fundador. Llegamos a la casa que vio nacer  a Francisco Butinya. Nos sentimos acogidas por la comunidad, nos mostraron y explicaron las trasformaciones que se dio en  la tienda de la familia Butinya. 

También fuimos a contemplar el lago por donde Butinya recorría y hacía sus meditaciones, nos quedamos impactadas por su belleza y su amplitud. Como bien decía Francisco “Soy hijo de Banyoles”, nos damos cuenta lo importante que era para él sus raíces, creemos por ello que si reconocemos y amamos nuestras propias  raíces, eso nos ayudará a reconocer y amar las raíces de los demás. Pasamos un día agradable con las hermanas, compartimos el almuerzo y nos decían que “tenemos todo el tiempo para ustedes”.

Agustina (HSJ), nos mostró  cada espacio de la casa, hicimos memoria de la vida de nuestro fundador, cuando llegamos a la habitación donde nació fue emocionante, entrar y pisar tierra sagrada. También poder ver los  instrumentos que usaron en aquel tiempo sus padres. Siguiendo el recorrido vimos las cartas y la lista de los libros que escribió a los largo de su vida. Todo lo que nos rodeaba  nos hablaba de un hombre  apasionado por el modo de vivir de Jesús, que con María y José trabaja en Nazaret. Las frases escritas en sus cartas nos eran familiares y ardían nuestros corazones al leerlas. 




Terminamos el recorrido en la capilla, Agustina nos invitó a  expresar lo que para cada una significó este momento. Sentimos que Francisco Butinya, nos sigue empujando a abrir nuevos caminos, mirando el Horizonte y comprometiéndonos con el Mundo Trabajador Pobre, con una mirada especial a la mujer,  releyendo una y otra vez nuestro carisma hoy. El mismo día por la tarde salimos de Banyoles  hacia  Sant Vicenç, encontramos a las hermanas esperándonos para cenar, les compartimos nuestras vivencias y se alegraron con nosotras.




El 02 de octubre, por la mañana,  visitamos la Sagrada Familia en Barcelona, obra extraordinaria e impresionante de Antoni Gaudí. Por la noche, fuimos a visitar a las hermanas de la comunidad-Taller  Hospitalet que con cariño nos recibieron.  Cenamos con ellas, compartimos distintas experiencias vividas a lo largo de la vida y disfrutamos el estar juntas. Nos despedimos con alegría y gratitud. 







Agradecemos a la Comunidad Taller de Sant Vicenç, que nos recibieron con el corazón y  los brazos abiertos  en todo momento, nos hemos sentido a gusto. Visitamos el centro San José, donde trabajan algunas hermanas acompañando a las mujeres del barrio. Al día siguiente, 03 de octubre, regresamos a Salamanca.



El 04 de octubre, iniciamos la profundización de la vida de nuestro fundador Francisco Butinya, Eulalia Ramírez SSJ  nos acompañó  y nos enriqueció  con su experiencia. Fueron dos días bien aprovechados para ahondar  y al mismo tiempo nos abrió el deseo de conocerle más, pues él sigue siendo un signo de vida y esperanza en estos nuevos tiempos. Nos sigue resonando profundamente la carta de Poyanne y sigue siendo fuerza que nos empuja a vivir apasionadamente nuestra vocación de Siervas de San José.

11 de Octubre de 2014


“El que beba del agua que yo quiero darle,
nunca más volverá a tener sed.
Porque el agua que yo quiero darle
se convertirá en su interior en un manantial
 del que surge la vida eterna.”
Jn 4,14



Queridas hermanas:

Nos da alegría compartir lo que hemos vivido a lo largo de este tiempo en nuestra preparación de votos perpetuos. 
Al final del mes de Agosto, tomamos tiempo para profundizar lo que hemos experimentado en esta primera etapa de nuestro encuentro. Para ello, pusimos en común qué ha sido lo que más nos está ayudando, lo que nos motiva y nos aporta como Siervas de San José.  Después de un tiempo de reflexión personal, tuvimos un espacio como grupo para socializarlo. 


Como espacio festivo, visitamos Alba de Tormes, donde Sta. Teresa de Jesús murió.  Visitamos el Museo Carmelitano y la Iglesia donde está enterrada la Santa. Después, nos fuimos a la orilla del Río Tormes y disfrutamos, junto con el paisaje y nuestras risas, del fantástico hornazo (empanada rellena de jamón, lomo y chorizo) de Salamanca  y las bambas (dulce relleno de nata). ¡¡Una cena deliciosa!!



Al día siguiente, celebramos con Elena su renovación de votos. Nos acompañaron las hermanas de la casa de las madres mayores y de la casa de Sta. Teresa, al ser nuestras vecinas. Tuvimos una eucaristía en la casa de espiritualidad, en la que se nos recordó como nuestra vida está llamada a ser fragancia de Dios.  Compartimos una merienda cena, en la que también hubo un tiempo de baile con danzas de Filipinas, Congo y Perú. Les agradecemos a las hermanas de ambas comunidades que nos acompañaran este día con su cariño y cercanía.



Los días 28 y 29 de Agosto, nos acompañó Victoria López (ssj). Trabajamos con ella “Acercamiento a las Fuentes de Bonifacia para beber donde ella bebió”. Esta fuentes fueron: Vida de trabajo y de fe confiada en Dios; Vida de oración y acendrado amor a Dios y a los demás; Jesús en Nazaret: hermanar oración-trabajo, silencio, perdón, humildad, fortaleza y paciencia, bondad y ternura.  Nos adentramos en los testimonios recogidos en los cuadernos de Cecilia Esteban y Socorro Hernández. Terminamos nuestro encuentro con una oración compartida en el Taller de Bonifacia.








El día 30 de Agosto pusimos rumbo a Barcelona, para iniciar nuestra experiencia de ejercicios de mes en la Cova de S. Ignasi. Los EE fueron dirigidos por Carlas Marcet (sj). Éramos un grupo de once ejercitantes, con los que pudimos vivir una experiencia de comunidad de fe, incluso en medio del silencio. En los días de descanso, pudimos visitar la Basílica de Monserrat, el Valle de Nuria (Provincia de Gerona) y la Ruta Ignaciana de Manresa.